Archivo | abril 2015

Valorar la vida y sus experiencias.

Featured imageMuchas veces vemos nuestras vidas con poco aprecio y negatividad, quejándonos de esto, aquello, encontrando carencias donde no las hay, refunfuñando por la pareja o por  falta de ella, anhelando otras vida que desde fuera creemos mejor, pensamos lo difícil que es la vida ,realmente, nosotros nos la hacemos difícil, pero, cuando sentimos que quizás nuestro tiempo se acaba, comienzan los lamentos por lo no vivido, de todo lo que pudo haber sido y no fue, aquello que no hicimos, por temores o desgana, el tiempo mal empleado, el no habernos enriquecido de las experiencias.

La vida es lo único realmente  nuestro, aprendamos a valorarla siempre, disfrutando de cada segundo, como se suele decir vivir cada día como si fuera el último, aceptando que es  necesario   luchar, soñar, las esperanzas y gran dosis de realidad que nos mantenga con los pies en la tierra.

Un día más es de agradecer y por tanto  hay que disfrutar de él.

Anuncios

Navegar por el mar de las letras

Featured image

Hay personas que por el hecho de ser capaces de unir letras con sentido se denominan escritores, aunque simplemente sean pasajeros momentáneos en el tren de la escritura, personas que por un echo ocasional,  se atreven a lanzarse al ruedo de las letras, pero no es algo que fluye en su interior, como el agua de un manantial, que cuando se aburran de ello dejarán de dedicarle su tiempo, existen muchas flores de temporada…

Desde mi modesto pensamiento, un escritor es aquella persona  o bien tiene una preparación literaria o  la que tras muchos años danzando entre letras, comenzando con intentos de poemas o relatos, puliendo las formas, corrigendo errores, trabajando hasta lograr un estilo propio, son capaces de crear cualquier género o bien se dedican a uno en plenitud, son personas que su mente crea continuamente, la inspiración. la imaginación habitan en su ser, una palabra, un paisaje, una situación, una melodía, una mirada, un gesto, les abre la puerta de su creatividad.

Estas personas, viven su pasión por las letras, quizás un día por cualquier circunstancia no les sea posible plasmar gráficamente aquello que  nace en pensamiento, pero  no dejarán de crear mentalmente mientras sus facultades así lo permita, ese amor a su afición casi les llevará a ‘morir abrazados a las letras’.

Los que amamos la escritura,  navegamos por el mar de las letras,damos gracias a la vida por permitirnos compartir una parte de nuestra alma sin otra pretensión.

Encajando nuestro puzzle emocional

Featured image

Después de una tormenta emocional sale ese anhelado sol, recuperas tú luz interior, es el momento de retomar aquello que nos hace felices o simplemente nos da paz y de escoger que dejar en el camino, es necesario aligerar equipaje y más livianos retomar nuestra andadura.

Lamentablemente no siempre podemos liberarnos de alguna carga que pesa sobre nosotros, aunque nos provoque desasosiego, existen motivos superiores que nos obligan a ese vínculo, ya sea un trabajo, que a pesar de ser algo tóxico en nuestra vida es lo que nos permite subsistir o alguna relación personal que no es posible dejar atrás, no queda opción que aceptar que debe ser así, por lo menos en ese momento, quizás en un futuro pueda cambiar, siempre queda esa puerta abierta.

Recolocando  cada pieza, encajando nuestro puzzle emocional, aunque no sea fácil, lograremos reponernos del desgaste emocional, un periodo que nos ha servido para buscarnos, conocernos mejor, autolimpiarnos, entender que la vida a pesar de sus tropiezos es bella y merece la pena aferrarse a ese hilo que nos hace seguir soñando, amando, buscando metas a las que llegar, errando y acertando, en definitiva, aceptar que esa es nuestra vida…

Magda Jardí

©Derechos reservados

La sabiduría del interior es algo inmedible

Featured image

La sabiduría del  interior es algo inmedible, cuando emocionalmente no estás al cien por cien, algo dentro de ti te da un toque, de algún modo, en ocasiones con molestias físicas, también puedes caer en un decaimiento anímico, sumiéndote en un periodo de melancolía, desanimo, cansancio,  te hace saber que necesitas un tiempo para escucharte, buscar tú equilibrio, solucionar aquello que creíamos superado, aunque tan solo era una tregua y sin saber el porqué de repente viene a por ti..

Se dice y es bien cierto, si no hallas la paz en ti, no la busques en otro lugar, hay personas que necesitan compartir esos momentos, conversar, sentir el calor de aquellos con quienes se siente bien, otras simplemente, pasan el bajón en silencio, en soledad, que es una de las mejores terapias, ese tiempo de recogimiento, de pensarte, de recolocarte, ambas opciones son buenas, dependiendo de la fortaleza de quien vive esa situación.

Poco a poco, aquello que parecía nos vencía, se torna pequeño, encoge, aunque no se puede bajar la guardia, no siempre se hace una limpieza emocional total y quizás cuando creemos vivir una etapa de brillo anímico reaparece ese fantasma.

Hay que  saber disfrutar al máximo  de las buenas etapas y los momentos más simples, las zancadillas de la vida llegan cuando menos las esperas, la caída es rápida, levantarse es como escalar una montaña…

Magda Jardí
©Derechos reservados

Temor a las respuesta interiores

Featured image

En infinidad de ocasiones, las personas nos sentimos frustradas, nos lamentamos de que esto o aquello ha salido mal, en lugar de seguir luchando, nos quedamos en un rincón revolcándonos en nuestras desgracias o culpando a otros de algo que tan solo nosotros somos responsables, llegando a dañar, descargando la rabia que sentimos en quienes son totalmente ajenos, pues ni siquiera son conocedores de aquello que sucedió en un momento de nuestra vida y arrastramos con nosotros a lo largo de los tiempos, gran error, eso va a provocar que nos hagan el vacío, la soledad.
Desde mi visión personal, si nos permitiéramos viajar a nuestro interior, buscar respuestas, las que por lo general, solo tenemos nosotros, conocernos al desnudo, meditar de cómo somos realmente, aquello que no nos gusta e intentar mejorar, seriamos capaces de superar muchas de esas frustraciones, que no son más que tropiezos normales en la vida del ser humano.
Se dice y creo que es cierto, si nos dieran la opción de ver la imagen que más nos asusta, nos veríamos a nosotros, pues tememos nuestra realidad, de ahí que pasemos por la vida auto esquivándonos, creciéndonos sobre arenas movedizas que nos conducen a nada, tan solo a ignorar aquello que sabemos depende de nosotros mismos, inconscientemente o cobardemente pensamos que es mejor vivir una falsa realidad en todo punto de la vida, que ser autocríticos y crecer humanamente.

Aquellas pequeñas cosas que embriagan el alma.

Featured imageLa felicidad es un estado emocional,el bienestar que uno siente en momentos en los que se es capaz de vivir plenamente , de disfrutar de situaciones que, quizás, a simple vista, son de lo más cotidiano y sencillo, pero que provocan placidez, la sonrisa de un niño, una conversación con un amigo, un abrazo espontaneo, un saludo mañanero, una pequeña flor recogida en un paseo campestre, un paseo frente al mar, aquella melodía que nos invita a viajar a otros tiempos, una caricia, un poema que alguien, al mirarte ha escrito para ti, escuchar una voz querida, son aquellas pequeñas cosas que embriagan el alma sintiendo algo tan grato que se puede llamar felicidad

Cuando las emociones unen sus fuerzas…

Featured imageTodos pasamos momentos en nuestras vidas, en los que sin motivo aparente, pues en esa etapa, tú vida es más o menos tranquila, pero nuestra mente es  una montaña rusa, sube, baja, oscila, por mucho que intentes seguir una línea recta, tus emociones no te lo permiten, si nos paramos a meditar unos segundos, quizás lleguemos a diversos puntos del pasado emocional, que tras guardar silencio durante un tiempo, de repente unen sus fuerzas y te vencen…

Te sientes como un globo que va perdiendo el aire necesario para subir y mantenerse a flote, sin ánimo de nada, tan solo de recuperar tú paz, sientes  que la vida  pesa, tus pensamientos se revelan, todo es negativo,  necesitas  aislarte, algo que muchas personas no son capaces de comprender, pensando que les haces el vació, cuando eres tú quien se siente de ese modo, vacío y  que no encajas. No encuentras un lugar, todo avanza pero tú no sabes dónde ubicarte, como si el tren saliera de la estación y tú corrieras tras él, logrando subirte en marcha, pero piensas que ya no queda espacio para ti,.

Aunque cuando, tras luchar y ver un  tímido sol, que poco a poco se torna más intenso, entiendes que no siempre la mente te envía señales reales, pues tú eres un ser único, con tu parte buena y menos buena, con el tiempo podrás canalizar aquello que en algún momento te hirió, alguna de esas situaciones te habrá dejado una enseñanza, otras, es mejor dejarlas donde quedaron,  todos somos capaces de llegar a nuestras metas y crecer si así lo deseamos . cada uno ocupamos un espacio, que nos pertenece y del que nadie nos sacará,  donde encontramos lo que allí hay para nosotros, amores, amigos, sensaciones,vivencias, una mezcla que es nuestra vida y hay que seguir por ese camino aunque a veces  nos pese y  nos planteemos tirar la toalla…