Archivo | junio 2016

Conocer o tropezar

 

Las vivencias nos dan la opción de no diría conocer sino más bien tropezar con personas muy distintas, algunas sí que podemos decir que las conocemos y tratamos con mucho gusto, aunque sea temporalmente, ya se sabe que no todos los que nos ayudan a escribir nuestra historia, aunque sea un par de renglones se quedan en nuestro entorno, a otras las que son tropezones, sin apenas roce sabe cómo son y como no te aportan nada tan solo intentan invadir tu paz con su toxicidad las alejas en cuanto sientes que esa negatividad te hace daño, absorbe tus fuerzas, antes de que perjudique tu salud emocional es mejor volar. Estas personas siempre se creen poseedoras de la sabiduría y razón cuando su ignorancia les impide vivir en un mundo real, se nutren de hablar o mejor mal hablar de otros a los que consideran distintos, tampoco se molestan en saber si lo que hace diferentes a esas personas les puede enriquecer humanamente, algo que tampoco les preocupa mínimamente, se aferran a una absurda eterna adolescencia mental en su manera de vivir y ver la vida, su único objetivo es pasarlo bien, en cualquier época de la vida se viven buenos momentos que se adaptan al momento en que nos encontramos, cegándose a la realidad, disfrutan siendo protagonistas con sus miserias personales que no siempre son sucesos de importancia, de minucias hacen un mundo con el tipico ´por que yo`, `y yo`,´a mí´, tienden a la burla fácil, lo cierto es que cuando desaparecen te sientes libre, a pesar de que no te arrepientes de haber pasado entre ellos, como se dice de todo se aprende, prefieres seguir tu camino hacia donde sea en paz aunque sea en soledad pero con coherencia.

Magda

Anuncios