Archivo | diciembre 2016

Sanar heridas entre letras.

images.jpg

Aquellos que sentimos las letras en infinidad de ocasiones debemos agradecer a la vida el darnos esta capacidad pues a través  de ellas hemos hallado salidas emocionales, situaciones, momentos a los que no les veíamos una lógica porque eran un verdadero sinsentido, sumergiéndonos  en el mar de las letras y plasmar lo que la mente va susurrando ha regresado esa paz que momentáneamente se nos fue.

Al poder sanar heriditas, por lo general temporadas de desánimo o  bobadas causadas por ataques de seres  opacos  pero que tocan la fibra sensible provocando infinidad de dudas y temores hasta que no llega esa luz, encontramos en el mundo de las letras la mejor de las terapias en cualquiera de sus variantes.

Magda Jardí

©Derechos reservados