Archivos

Somos únicos

adolescencia.gif

Vivir no es interpretar un papel en una obra de teatro, ser un personaje distinto según el momento o el entorno simplemente para introducirnos en un círculo o con la creencia de que así seremos mejor aceptados.

Cada persona tiene su esencia, no se puede dejar a un lado por qué es lo que nos hace ser únicos, si tal cual somos no encontramos nuestro lugar posiblemente hay algo que en nuestro interior que habría que revisar, más cuando es un rechazo continuo, por qué es evidente que siempre hay personas que están en distintas ondas a la nuestra por tanto ahí no hay modo ni motivo por el que tratar de encajar.

El primer paso es aceptarnos y comportamos siempre igual, lógicamente ni imponer siempre nuestro pensamiento  como el acertado cuando se está en compañía ,somos humanos por tanto podemos estar errados , es sano admitirlo y rectificar dicen que es de sabios, pero tampoco transformamos en monigotes y seguir ciegamente algo con lo que no nos sentimos identificados pero así nos miran mejor, ese comportamiento delata una falta de personalidad e inseguridad equivalente a la de un niño, pero a ciertas edades ya es un problema que puede conllevar consecuencias.

Lo cierto es que cada uno tomamos caminos distintos por qué eso es lo que somos  diferentes y únicos con similitudes a otros pero  con nuestras vivencias que son las que nos definen y de las que se supone se aprende para  evitar repetir una y otra vez las mismas situaciones que por lo general son dañinas.
© m.j

Anuncios

Luchar y resurgir

Imagen relacionada

A lo largo de nuestra vida no dejamos de aprender ni un segundo, no en conocimientos más bien en experiencias, hay a quienes les sirven sea para corregir errores o para crecer en esencia también, aunque es cierto que algunas personas viven tan ciegas o borrachas de sí mismas que no son capaces de apreciarlo por qué como se sienten “la yema del huevo” simplemente aquello que les sucede especialmente si no es positivo piensan que lo pueden usar para ser venerados por sus lagrimillas faltas de sentimiento por qué por  sí mismas son invisibles.

Llegan esos momentos en los que hacemos un alto en el camino y dedicamos unos instantes a reflexionar, lo cierto es que en la vida no hay que buscar el porqué de nada, no siempre es beneficioso hacerlo pero a veces, cuando sentimos que el mundo nos puede es inevitable, tras marear la mente sin llegar a ningún punto coherente por qué cuando estamos entre brumas solo vemos lo contrario de lo que ha sucedido lo que nos lleva a  inconscientemente autodañarnos emocionalmente, quizás lo más conveniente es enfrentarse a nuestra realidad interna, a ese “archivo personal” donde vamos escribiendo nuestra historia posiblemente, al comienzo será doloroso pero según vayamos purificando sensaciones, aclarando conductas puntuales, situaciones que en este punto vemos como terribles, probablemente aceptaremos que  todo pasa como los astros, el destino,llamémosle como más nos guste dispone.

Recomponerse es un trabajo que requiere esfuerzo personal en ocasiones es muy necesaria la soledad, aunque hay quienes piensan que hablar con otros les ayudará, algunos a la espera de la palmadita en el hombro, pero quizás sea todo lo contrario por qué es inevitable que el oyente exprese su opinión, lo que es bien claro es que cada uno, por lo tan repetido las vivencias propias, su punto de vista es distinto algo que puede llevar a confundirnos. Luchamos por resurgir mejorados, repulidos, limpiando los puntos negros en nuestro fondo que no nos favorecen  pero sin perder nuestro talante, con la claridad de pensamiento necesario para seguir aprendiendo, cayendo, levantándonos, canalizando aciertos y errores, seguir avanzando por la vida y disfrutando de lo que nos vayamos encontrando, en definitiva, vivir.

© M.J

 

Escalando la vida.

Imagen-animada-Alpinismo-19.gif

Cuando la vocecilla interior precisa hacerse escuchar suele llegar la amiga inspiración cual “sacacorchos”dejando fluir lo que allí dentro se guarda esperando el momento de salir aunque carezca de interés simplemente por expresar sensaciones.

La vida no es para ser analizada, todo sucede como debe o como está escrito, cada momento es como un párrafo de nuestra historia, el lápiz de las vivencias va plasmando lo que va sucediendo, de nada sirve buscar el por que de esto o aquello simplemente le damos la respuesta según nuestro ánimo nos ayuda a sentirnos bien o mal, cuando es algo positivo disfrutamos con ello quizás nos invita a soñar a sentir incluso placidez si es todo lo contrario solemos a venirnos abajo dando vueltas a ese tema que al ser algo pasado ya no hay posibilidad de vuelta atrás, como se suele decir el pasado ya no tiene solución.

A diario nos enfrentamos a nuevos desafíos que aparecen frente a nosotros, es algo inevitable incluso en aquellos que piensan que sus vidas son insulsas, siempre llega el punto en que algo sucede y aunque sea por un breve espacio o así lo pensemos algo cambia dando un pequeño giro a nuestro mundo personal sea de cualquier índole, puede que a simple vista no se le de la importancia que merece por que no pensemos que la tenga solo hay que seguir los pasos y avanzar.

Lo cierto es que es inevitable hacer un alto en el camino para reflexionar acerca de nuestro pequeño universo individual  cuando sentimos que nos falta aire fresco para alcanzar la cima de esa montaña que en esos momentos vemos tan y tan  elevada y nos agota la idea de continuar con esa escalada repleta de recodos, pero hay que respirar profundamente y dejarnos llevar abiertos a lo que está por llegar.

©M.J.

Intuición, esa vocecilla interior

fb73f121438fa7bf28eddcdd554a7704.gif

Hay personas que anteponemos la intuición a la hora de decidir hacia donde dirigir nuestros pasos, al conocer a alguien, en el momento de iniciar algún proyecto  también al dejar atrás algo que sentimos ya nos llena o nos daña de alguna manera, si sentimos  un ´run run`interno sabemos que algo va a pasar sea para bien o no, en mil situaciones preferimos arriesgarnos, dejarnos llevar por las sanciones que pueden ser erróneas pero por lo general acertamos, nos pueden tildar de locos o viscerales, puede ser pero forma parte de nuestra esencia.

No siempre el meditar concienzudamente un movimiento es garantía de acierto a veces todo lo contrario al abrirse a ti un abanico de posibilidades o sin ser conscientes nos autoconvencemos  de es mejor esta que aquella al vincular con algún referente  que quizás no tenga relación  y es precisamente lo que nos confunde, lo que si es cierto que somos dueños de nuestras decisiones y por tanto cada una acertada o errónea la tomamos nosotros.

La intuición, esa vocecilla interior que quizás debería ser mas escuchada

M.J,© Derechos reservados

Fluir pensamientos

 

32fcf526b5984c046211e0306dc03d45

 

La vida es un cúmulo de decisiones, cada cual tomamos las nuestras o así debería ser en nuestro día a día.

Optamos por relacionarnos  por tales personas vinculándonos a ellas afectivamente, en calidad de amigos, conocidos, mantener un trato más o menos profundo según la afinidad o dejarlos en el camino cuando no nos aporta o no les aportamos nada, el estilo de nuestra vestimenta, la información que más nos interesa para culturizarnos,  por realizar unas actividades, emplear nuestro tiempo en lo que nos llena como ser humano.

Con los años, por  las experiencias a las que cada uno se enfrenta sean más o menos positivas o enriquecedoras, de todas se aprende como se suele decir, aceptamos que no hay que permitir  que nadie decida por nosotros como dirigir los pasos individuales  en nuestra cotidianidad ni nos impida circular libremente entre nuestras emociones, cada uno bebemos encajar  un puzle  con nuestros pensamientos y acciones que van formando nuestras vidas con aciertos y errores que son parte de esa esencia tan intima de cada uno.

©M.J

La vida no es una linea recta

tumblr_lyec11uaF11qcy0o0o1_400.gif

El camino se hace andando paso a paso, sin volver la vista atrás aunque haciendo altos en ese caminar cuando sintamos que en nuestro yo más profundo algo lo precisa.

La vida no es una linea recta si no todo lo contrario, en ocasiones el entorno intenta zancadillearnos con acontecimientos que nos dificultan la marcha por sus consecuencias en nosotros, aun sabiendo que es algo pasajero hasta que no canalizamos la situación o si lo requiere hallamos la solución adecuada es un periodo de inestabilidad o aparecen personas, sea cual sea su intención en nuestro círculo personal, emocional, familiar, amistad, trabajo,  cuya presencia no nos es necesaria por que no nos aporta nada bueno ni nuevo pero hasta conseguir ‘espantarlas’ y borrarlas aunque sigan ahí pero invisibles para nosotros cubiertas de ese tan odiado por ellos manto de indiferencia pues suelen ser vedets transparentes también pueden generar la necesidad de respirar hondo necesitando aminorar un poco este viaje, aunque tras una visita a nuestra esencia, un repaso a conciencia de lo que no funciona correctamente en nuestro engranaje logramos resurgir.

Para mí lo primordial es sentir el halo de paz abrigando cada instante de la existencia y no consentir siempre que esté en nuestra mano que elementos externos la perturben aunque lógicamente pueda haber un coste, deberíamos priorizar el autoequilibrio emocional y lo que tenga que venir llegará.

©M.J

Fluye o se diluye

 

CostlyOldfashionedCranefly.gifLo real,lo duradero, lo factible, es aquello que va creciendo en lo más profundo de nuestro ser, sea amor, complicidad. afecto,amistad, compañerismo, las situaciones no pueden ,no deben forzarse por que tarde o temprano se diluyen al no haber una solidez, no siempre tiene que ser algo negativo, simplemente por que es pasajero como tanto en esta vida.

Cuando se intenta forzar una relación de la índole que sea prácticamente asediando, cerrando el paso para que les presten atención, viendo una proximidad inexistente pero a sus ojos la unión entre ellos es irrompible a pesar de no ser cierta , llegando a convertirse en una pesadilla para el otro, el pensar que se va a tropezar con ese´` elemento´´ al que hasta la saciedad le dicen, gradualmente y finalmente con los peores modales pues agotan la paciencia, que están invadiendo tu espacio y no lo vas a consentir y aun así no desfallecen hasta que son ignorados, rechazados totalmente , se cierra herméticamente la puerta para lograr sentir paz cuando está el invasor cerca, posiblemente son personas con algún desequilibrio para ellos inexistente , suelen ser soberbios e impertinentes lo cual les hace creer  que no existen limites para ellos, intentan mostrarse como victimas de esas personas a las que agotan con sus manipulaciones y pesadez como ser humano, fingiendo desconocer el motivo de  su actitud de rechazo, hacia ellos, aunque el sentimiento de repudio suele ser general no solo en aquellos a los que ellos eligen como blanco.

Algunas personas que se sienten ofendidas cuando conocen a otros quienes durante un tiempo forman parte de su entorno y por las causas que sean dejan de estar ahí ,sin malas actitudes,pero cuando eso sucede es por que les surgen nuevos caminos que explorar y deben seguir su andar , posiblemente en algún momento se reencontrarán aunque sea puntualmente.

Lo cierto es que aquello que no fluye por si solo y se consolida no perdura por tanto no se puede ni debe imponer.

Magda Jardí