Volar libremente

f70b0637645564b8de4aee1445d86def

El ser capaz de unir letras con mas o menos significado, escribir, puede ser la mejor terapia  cuando puntualmente,necesitamos mimarnos emocionalmente.

La vida son etapas,momentos, todo es pasajero a pesar de que hay quienes se aferran a algo sea personas,actividades, situaciones que ya no les llenan o les hacen sentir plenos por rutina,por no escuchar a  la voz de la soledad o no molestarse en buscar el modo de cambiar, de sazonar con otros ingredientes sus vidas, es difícil a ciertas edades pero no hay nada imposible.

Cuando lo que en un momento  aquello que nos resultaba grato sentimos que nos incomoda que no estamos nuestro lugar, quizás sea sano desvincularse ,aunque sea temporalmente en principio, nunca hay que cerrar puertas definitivamente, un poco de todo pasar un tiempo en solitario mientras limpiamos nuestro interior en paz, ordenando ideas, pensamientos, motivaciones, volar libremente e intentar explorar nuevos horizontes, no hay que dejar de avanzar, encontrar personas afines que nos aporten no solamente risas y entretenimiento, enriquecernos en definitiva, hay mucho por conocer y aprender

Magda Jardí

Anuncios

Las serpientes humanas.

40.gif

Se dice que el humano tiene una parte buena y una parte mala o menos buena preferiría decir, aunque quizás en una minoría, me gustaría creerlo, es mayor esa parte mala u oscura con tal peso que anula la buena, esas personas cuya vida está dedicada a meter sus narices en existencias ajenas, por qué las suyas son de pena o simplemente carecen de ella, están ahí sin ningún aporte a nada ni nadie  y eso les da ‘vidilla’  disfrutan tratando de destrozar a sus semejantes, van de justicieros o vengadores o victimas de aquellos que ‘osan’hacerles frente según situación, personas cuyas lenguas son cual serpientes envenenadas, su único afán es manipular y si no les es posible intentar destruir utilizando cualquier arma.

La inmadurez, los miedos de adentrarse en su esencia verse como son  e intentar corregirse, en muchos casos no creo que sea posible por qué esa maldad va implícito en su adn , le empujan a sentirse orgullosos de ser como son, realmente son personas envidiosas, frutadas, amargadas, ignorantes, no de conocimientos,crueles, que se vanaglorian de sus ‘hazañas’ de las que  presumen a los cuatro vientos , pero no toleran que se diga de ellas por que ya quisieran ‘esos’ ser tan bondadosos y grandiosos como ellos, son odiados, despreciados y apartados, aunque siempre encuentran semejantes que disfrutan con sus vómitos y les gusta escucharlos y apoyarlos cuando desde luego les convenga,  pero con su ceguera e intolerancia permanecen expectantes por las esquinas esperando el momento oportuno para lanzarse al ataque, aunque en el intento les caiga una olla de agua hirviendo y salgan escaldados.

La vida nos coloca a cada uno en nuestro lugar, lógicamente un día estos especímenes pagaran las consecuencias de sus actos y tragaran esa hiel que corre por sus venas.

Magda Jardí

© Derechos reservados

 

Vivir con las ventanas abiertas.

ventana abierta. autumn.gif

Realmente es necesario vivir con las ventas abiertas? El modo de entender y proceder en  la vida es particular de cada uno o así debería de ser, vivir para nosotros no cara a la gente , con las ventas abiertas, de manera que satisfaga a esos observadores cuya opinión debería de tener interés nulo, en definitiva siempre hay lenguas y miradas fuera de lugar, pero en ocasiones nos empeñamos en interpretar un papel para ser aceptados socialmente con el que no nos sentimos totalmente cómodos pero hay personas que temen ser vistos como ‘bichos raros’ por ser ellos mismos en todo momento

Si dedicáramos unos momentos a la reflexión quizás llegaríamos a la conclusión de que todos somos distintos interiormente entonces por que buscamos unas vidas copiadas de otros, intentando imitar conductas ajenas?, solo se vive una vez por que no hacerlo como sintamos cada cual….

©Magda Jardí

Buscar tu orilla

Hay situaciones,momentos que provocan en nuestro interior un huracán emocional que descoloca ese puzzle interno, las piezas vuelan libremente y no por decisión personal, la tarea ,no siempre fácil, es conseguir recolocar todo en su lugar, a veces algunas de esas piezas ya no tendrán cabida o bien se situarán en otra ubicación menos importante, después de un trabajo de mayor o menor duración pero con esfuerzo por nuestra parte, buscando ahí adentro en nuestra esencia por lo general resurgimos, siempre existen excepciones, pero ese ya es otro tema, suelen ser personas acostumbradas a dejarse llevar o a vivir a través de otros.
El dolor suele ser inevitable, pero no por ello hay que pasar página sin mas como toda herida hay que sanarla para evitar que se transforme en algo más dañino llegando a tornarnos en alguien diferente a quienes somos , una perdida, una traición, el descubrir algo inesperado cuya consecuencia nos rompe. requiere ser afrontado y no olvidado, son experiencias que nos van curtiendo humanamente.
Cada persona utiliza distintas herramientas pero siempre la voluntad de afrontar y seguir adelante es indispensable, como el alejar aquello o aquellos que nos compliquen la recuperación simplemente por que su presencia no aporte nada positivo si no despiertan sensaciones negativas en nosotras impidiendo continuar fluidamente nuestro andar, enturbien nuestros viajes en la búsqueda de la placentera paz interior que tan beneficiosa es para lograr salir a flote cuando navegas en esa aguas pesadumbrosas en las que o buscas tu orilla o te ahogas definitivamente.
©Magda Jardí

 

Avanzar,aprende, crecer hasta el fin de la ruta

Cuando llegamos a ese punto en el que conseguimos sentirnos bien con nuestra vida, que no por ello sea perfecta porque nunca lo es, simplemente nos sentimos en paz interiormente a pesar de las marejadas en las que todos navegamos chapoteando entre las aguas turbulentas hasta que alcanzamos un tranquilo oleaje dure lo que dure.

Siempre hay carencias de algún tipo sea salud, afectivo, familiar,económico, social, las cuales en ocasiones pesan demasiado son como rocas sobre  nuestra espalda y nos hunden, pero hay que aprender a canalizar cada momento de la mejor manera, algunas personas las experiencias tienden a endurecerlas, posiblemente las que son más sensibles, pero es una protección  para no caer o para no dejarse arrastrar por el entorno que pueden sentir  amenazante, su apariencia y modo de actuar es  de indiferencia pero realmente no es así, simplemente ven la vida como aquel que ha luchado,lucha y luchará siempre para seguir avanzando, aprendiendo  y creciendo, un ser que no se detiene porque la vida es un camino sin paradas en las que descansar hasta que llega el final de la ruta.

© M.JDerechos reservados

 

Esos conflictos

A diario compartimos espacio tiempo con personas que nos da la sensación que siempre sonríen por que son felices o eso apercibimos aunque realmente no es así pero quizás la mejor actitud es esa, nuestras cruces nos pesan solo a nosotros.

Todos vivimos conflictos sea de cualquier índole, la vida nos puede llevar a situaciones que para unos son simples pero para otros son laberintos cuya salida es complicada de encontrar, quizás depende del estado anímico que nos puede limitar en ese momento. La vida es una continua batalla en la que diariamente hay que afrontar momentos no siempre fáciles de combatir, pero siempre hay que intentar enfrentarse a ellas y buscar soluciones a pesar de que a veces no dependa de nosotros únicamente pero todo contratiempo tiene arreglo aunque siempre tengamos que luchar, derramar lágrimas, caer y levantarnos con nuestra fuerza e intentando aferrarnos a nuestra positividad saldremos adelante.

©Magda Jardí

Avanzar y ser quien se es realmente.

Hace mucho tiempo decidí vivir siguiendo mi intuición, mi voz interior, los impulsos de mi alma, el sentido común si lo requiere la situación, no prestando atención a quienes regalan consejos gratuitamente,  aquellos que creen conocerte tanto que pueden hacer un monigote de ti por que realmente no saben nada.

Como la mayoría dejo tras de mi una estela de errores y seguramente cometeré más, soy consciente de ello pero estos errores son los que hacen a las personas,los que dan la madurez necesaria para crecer como ser humano, siempre que seamos capaces de reconocerlos e intentar no repetirlos  y no aferrarnos a esa falsa perfección, a la sabiduría total de la que nadie es poseedor, bueno que yo conozca.

Dentro de las opciones que nos da la vida, el día a día, es pensar individualmente  tomar cada uno nuestras decisiones sin que nadie nos condicione no permitir que  otros se inmiscuyan en nuestros actos y mucho menos cuando vivimos nuestras vidas en soledad sea circunstancial o por opción personal, el echo de no comportarte como lo hace un buen número de integrantes de tu entorno si no filtrar lo que es más afín a ti  aquello que te complace más no es signo de mal comportamiento, estrechez de mente, asocialidad , ni rareza, aunque ser ´raro´es lo que nos hace únicos no ser clones los unos de los otros , simplemente, desde mi ignorancia lo veo así, es tener  criterio propio lo que no estas exento de  que en ciertos momentos  cedas ante algo que no es de tu total agrado pero con lo que te puedes sientas  más o menos cómodo.

Lo cierto es que cada cual debemos intentar vivir fieles a nosotros, a nuestra esencia, no por ser bien vistos amargarnos la existencia siendo uno mas entre la multitud, ser capaces de conocernos interiormente sin temer a nuestra realidad, corregir aquello que nos disguste de nosotros, intentando entender y afrontar  que la vida es lo simple que uno quiera a pesar de los contratiempos que con toda seguridad nos esperan y que hay que superar para avanzar y ser quien se es realmente.

Magda Jardí

©Derechos reservados